Cannabis de uso medicinal para dormir mejor

Escrito por Anden Naturals

Diversos estudios confirman que el cannabis de uso medicinal es una alternativa natural y efectiva para tratar los problemas de insomnio y otros trastornos de sueño.

Dormir bien se ha convertido en un privilegio. Se estima que 3 de cada 10 peruanos tienen problemas para conciliar el sueño, según reportes del Instituto de Salud Mental Honorio Delgado (INMSHD), consiguiendo dormir menos de seis horas al día. Esto significa que alrededor del 30% de la población sufre alguna forma de insomnio, igualando en cifras a países como Estados Unidos y Brasil.

Según el Ministerio de Salud (Minsa), estas cifras se han incrementado de forma preocupante a raíz de la pandemia de COVID-19, lo que está ocasionando diversas complicaciones en la salud mental de las personas, como depresión, ansiedad o abusos de sustancias[1]. Ya lo dicen los expertos: un sueño reparador es importante, pues ayuda a mejorar la estabilidad emocional y los niveles de concentración, además de incrementar el nivel intelectual y académico. 


SUEÑO Y CANNABIS DE USO MEDICINAL

Los medicamentos tradicionales para tratar el insomnio incluyen antidepresivos, benzodiacepinas y antipsicóticos. Lamentablemente, estos tratamientos provocan efectos secundarios adversos si no se controlan de forma adecuada. Otros medicamentos, como los antihistamínicos o la valeriana, si bien son menos dañinos, también son menos efectivos y podrían traer efectos colaterales.

En este escenario, el cannabis de uso medicinal surge como una alternativa natural y efectiva en el tratamiento del insomnio y otros trastornos del sueño, mejorando la calidad de vida de las personas y ayudando a mejorar su productividad diaria. La evidencia confirma que los cannabinoides poseen un gran potencial como inductor al sueño, en especial el llamado Cannabidiol (CBD), el componente no psicoactivo de la planta. 

Este componente del cannabis, que se puede encontrar en los productos que fabrica Anden Naturals en el Perú en forma de aceite esencial, es útil para propiciar el sueño, porque interactúa directamente con los receptores del sistema endocannabinoide de nuestro cuerpo, encargados de producir el estado de sueño y disminuir la ansiedad y el estrés. Por esta razón ayuda a las personas a superar los procesos de insomnio y permite conseguir un sueño placentero.

EVIDENCIA CIENTÍFICA

Una investigación publicada en 2019 analizó si el CBD podía mejorar el sueño de las personas y reducir la ansiedad. El estudio involucró a 72 pacientes, de los cuales 47 experimentaron ansiedad y 25 síntomas de insomnio. Cada uno recibió 25 mg diarios de CBD por varios meses. Solo en el primer mes, el 66,7% de los pacientes informó que dormía mucho mejor, y el 79,2% afirmó que sus niveles de ansiedad fueron más bajos[1].

Otros estudios sugieren que el CBD puede combatir el insomnio directamente al interactuar con los receptores del cerebro que se encargan de los ciclos diarios de sueño y vigilia del cuerpo. Así lo comprobó un estudio del 2017 publicado en la revista Current Psychiatry Reports[2].

OPCIÓN VÁLIDA Y SEGURA

Al ser una molécula muy versátil, el CBD también alivia niveles de dolor que pueden causar problemas para dormir, como lo comprobó el 2018 una revisión de estudios, publicada en Frontiers in Pharmacology. Según sus autores, al lograr reducir el dolor, el cannabis de uso medicinal también permite mejorar el sueño, y por ende la calidad de vida de los pacientes.

Pero eso no es todo. Una investigación del 2014[1] analizó a cuatro pacientes con enfermedad de Parkinson que sufrían una parasomnia llamada Trastorno de Conducta en Sueño REM (RBD), caracterizada por la presencia de sueños anormales, violentos y de una conducta agresiva, que puede resultar en lesiones. El estudio encontró que el CBD mejoró considerablemente los síntomas del RBD y mostró un potencial para tratar la somnolencia diurna excesiva.

Como bien señalan los expertos, el potencial de investigación en este campo es muy extenso, tomando en cuenta la importancia del sueño para el bienestar físico y mental. Una rápida revisión a la base de datos PubMed revela que hay más de 730 estudios y referencias ligadas al cannabis y el sueño. Y solo para el Cannabidiol (CBD), existen más de 130 referencias, lo que demuestra el gran interés de la ciencia por investigar estos mecanismos de acción.

A ello debemos sumar que, a nivel terapéutico, este tratamiento natural ayuda a aliviar la ansiedad, la depresión, el dolor crónico, las convulsiones y los espasmos, todos síntomas o enfermedades relacionadas con trastornos de sueño.  Además, a diferencia de muchos fármacos tradicionales, el aceite de CBD tiene un amplio perfil de seguridad: no provoca ningún tipo de adicción y se tolera muy bien.  

Por ello, resulta importante que esta terapia sea prescrita por un profesional de la salud, quien sabrá identificar las cantidades y la composición adecuada para cada caso. Solo con una correcta orientación, los pacientes con problemas de sueño, depresión, dolor crónico, ansiedad y otros males, podrán tomar mejores decisiones y conocer, en base a la evidencia, los beneficios de esta noble planta que sigue asombrando al mundo. 


[1] Mira el estudio de la Universidad de Sao Paulo en este link: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24845114/

[1] Puedes ver el estudio publicado en la revista The Permanente Journal ingresando a este link: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6326553/

[2] El estudio fue conducido por el National Center for PTSD en California. Puedes verlo en este link: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28349316/

[1] Para el Minsa, los problemas de insomnio también pueden ocasionar otro tipo de complicaciones, como la disminución del tiempo de reacción al conducir y un mayor riesgo de accidentes de tránsito. https://www.gob.pe/institucion/minsa/noticias/322938-minsa-mas-peruanos-sufren-de-insomnio-debido-a-la-pandemia-por-covid-19